Todas las habitaciones tienen baño propio donde se realizan duchas diarias, disponiendo de sillas geriátricas de ducha especializadas y homologadas  que permiten realizar dicha labor con mucha más seguridad, comodidad y estabilidad.

Los baños son muy amplios y  se encuentran totalmente adaptados, contando con apoyos tanto en los váteres cómo en las duchas, así como un dispositivo de llamada que permite a nuestros residentes comunicarse con el personal del centro para cualquier cosa que necesiten.

Los espejos de los baños son reclinables, de manera que se puedan adaptar en el caso de que el residente vaya en silla de ruedas.